Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2017

Salmo 41

Salmos 41
Bienaventurado el que piensa en el pobre; En el día malo lo librará Jehová.
Jehová lo guardará, y le dará vida; Será bienaventurado en la tierra, Y no lo entregarás a la voluntad de sus enemigos.
Jehová lo sustentará sobre el lecho del dolor; Mullirás toda su cama en su enfermedad.
Yo dije: Jehová, ten misericordia de mí; Sana mi alma, porque contra ti he pecado.
Mis enemigos dicen mal de mí, preguntando: ¿Cuándo morirá, y perecerá su nombre?
Y si vienen a verme, hablan mentira; Su corazón recoge para sí iniquidad, Y al salir fuera la divulgan.
Reunidos murmuran contra mí todos los que me aborrecen; Contra mí piensan mal, diciendo de mí:

Nadie tiene tu version...

Nadie mas tiene tu version. Jamás chocaras contigo mismo caminando por la acera. Jamás encontraras a nadie que tenga tu mezcla exacta de linaje, gustos y anhelos. Tu vida no sera nunca vivida por otra persona. No eres una chaqueta que pueden ser usar cuando quieran... Recuerdalo!!!
Salmo 139:13
Dios mío, tú fuiste quien me formó en el vientre de mi madre. Tú fuiste quien formó cada parte de mi cuerpo.
1 Pedro 3:3-4  No se interesen tanto por la belleza externa: los peinados extravagantes, las joyas costosas o la ropa elegante. En cambio, vístanse con la belleza interior, la que no se desvanece, la belleza de un espíritu tierno y sereno, que es tan precioso a los ojos de Dios. 1 Corintios 6: 19-20 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?  Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

Salmo 40

Salmos 40
Pacientemente esperé a Jehová,
Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor.
Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso;
Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos.
Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.
Verán esto muchos, y temerán, Y confiarán en Jehová.
Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza,
Y no mira a los soberbios, ni a los que se desvían tras la mentira.

Salmo 39

Salmos 39
Yo dije: Atenderé a mis caminos,
Para no pecar con mi lengua; Guardaré mi boca con freno, En tanto que el impío esté delante de mí.
Enmudecí con silencio, me callé aun respecto de lo bueno;
Y se agravó mi dolor.
Se enardeció mi corazón dentro de mí;
En mi meditación se encendió fuego, Y así proferí con mi lengua:
Hazme saber, Jehová, mi fin,
Y cuánta sea la medida de mis días; Sepa yo cuán frágil soy.
He aquí, diste a mis días término corto,

EL METODO DE CRISTO

En esta película quiero que vean como con la ayuda de nuestro Señor podemos salir adelante. y como el amor de Cristo llega a la vida de las personas. También pueden ver como situaciones diferentes nos llevan a tener una vida llena de preocupaciones, dolor, y sufrimiento cuando no dejamos que Cristo actúe y mas cuando no esta en nuestros corazones. El Senor solo quiere lo mejor para ti... ¡Cristo te ama, recuerdalo siempre!



Mensaje de hoy...

No hay sombra que pueda tapar la luz del Sol mucho tiempo. No hay pena que pueda tapar la fe en Dios, ni nube que pueda lograr que su bendición no llegue a ti, llegara tarde o temprano. Si Dios te prometió algo asi sera, no hay nada en la tierra que pueda impedir que tu bendición se cumpla.  Solo tu atrasas tu bendición... No tenemos que derrumbar nuestros sueños,  hay que derrumbar las barreras que nos impiden cumplirlos. Recuerdalo!!!
Nadie quiere que su bendición no llegue, pero hay que ser  paciente porque no es al tiempo de nosotros si no al tiempo de Dios. Lo que él te prometio es tuyo ya y eso nadie te lo quitara...  Asi que a derribar todas las murallas que te impiden llegar al Señor no dejemos que nuestra bendición se atrase...

Salmo 38

Salmos 38
Jehová, no me reprendas en tu furor,
Ni me castigues en tu ira.
Porque tus saetas cayeron sobre mí,
Y sobre mí ha descendido tu mano. Nada hay sano en mi carne, a causa de tu ira;
Ni hay paz en mis huesos, a causa de mi pecado.
Porque mis iniquidades se han agravado sobre mi cabeza;
Como carga pesada se han agravado sobre mí.
Hieden y supuran mis llagas,
A causa de mi locura.