miércoles, 28 de diciembre de 2016

Salmos 27


Salmos 27


Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré?
    Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?

Cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos,
Para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron.

Aunque un ejército acampe contra mí,
No temerá mi corazón;
Aunque contra mí se levante guerra,
Yo estaré confiado.

Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré;
Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida,
Para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo.

Porque él me esconderá en su tabernáculo en el día del mal;
Me ocultará en lo reservado de su morada;
Sobre una roca me pondrá en alto.

Luego levantará mi cabeza sobre mis enemigos que me rodean,
Y yo sacrificaré en su tabernáculo sacrificios de júbilo;
Cantaré y entonaré alabanzas a Jehová.

Oye, oh Jehová, mi voz con que a ti clamo;
Ten misericordia de mí, y respóndeme.

Mi corazón ha dicho de ti: Buscad mi rostro.
Tu rostro buscaré, oh Jehová;

No escondas tu rostro de mí.
No apartes con ira a tu siervo;
Mi ayuda has sido.
No me dejes ni me desampares, Dios de mi salvación.

Aunque mi padre y mi madre me dejaran,
Con todo, Jehová me recogerá.

Enséñame, oh Jehová, tu camino,
Y guíame por senda de rectitud
A causa de mis enemigos.

No me entregues a la voluntad de mis enemigos;
Porque se han levantado contra mí testigos falsos, y los que respiran crueldad.

Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová
En la tierra de los vivientes.

Aguarda a Jehová;
Esfuérzate, y aliéntese tu corazón;
Sí, espera a Jehová.


Salmos 26


Salmos 26


Júzgame, oh Jehová, porque yo en mi integridad he andado;
    He confiado asimismo en Jehová sin titubear.

Escudríñame, oh Jehová, y pruébame;
Examina mis íntimos pensamientos y mi corazón.

Porque tu misericordia está delante de mis ojos,
Y ando en tu verdad.

No me he sentado con hombres hipócritas,
Ni entré con los que andan simuladamente.

Aborrecí la reunión de los malignos,
Y con los impíos nunca me senté.

Lavaré en inocencia mis manos,
Y así andaré alrededor de tu altar, oh Jehová,

Para exclamar con voz de acción de gracias,
Y para contar todas tus maravillas.

Jehová, la habitación de tu casa he amado,
Y el lugar de la morada de tu gloria.

No arrebates con los pecadores mi alma,
Ni mi vida con hombres sanguinarios,

En cuyas manos está el mal,
Y su diestra está llena de sobornos.

Mas yo andaré en mi integridad;
Redímeme, y ten misericordia de mí.

Mi pie ha estado en rectitud;
En las congregaciones bendeciré a Jehová.


lunes, 26 de diciembre de 2016

Límpiame Otra Vez...



Y lleven una vida de amor, así como Cristo nos amó y se entregó por nosotros como ofrenda y sacrificio fragante para Dios.
Efesios 5:2
Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa, la salvará.
Lucas 9:24 

Al confiar y creerle a DIOS, le estas dando la autoridad a Él para que breque en nuestras vida. Ya lo que te está angustiado no es importante. Lo más importante es ver cómo DIOS va obrando en tu vida. Y ir poniendo tu atención en buscar el rostro del Señor y alabar su nombre. Los sentidos te estarán recordando las situaciones difíciles. Cuando buscas el rostro del Señor, con un corazón humillado. Cuando digo humillado, es estar en humildad. Dispuesto a rendirte delante del Señor. Es decirle; “Señor heme aquí. Reconozco que eres mi Señor, mi DIOS. Pero dile, “Te creo, Te creo Dios”. tu eres más que vencedor. El Señor ya te dio la victoria. Gózate en EL y en su grandeza. Dios te ama. Acércate al Señor no te alejes y veras la diferencia en tu vida. Cristo te ama






jueves, 22 de diciembre de 2016

Salmo 25


Salmos 25

A ti, oh Jehová, levantaré mi alma.


Dios mío, en ti confío;
No sea yo avergonzado,
No se alegren de mí mis enemigos.

Ciertamente ninguno de cuantos esperan en ti será confundido;
Serán avergonzados los que se rebelan sin causa.

Muéstrame, oh Jehová, tus caminos;
Enséñame tus sendas.

Encaminame en tu verdad, y enséñame,
Porque tú eres el Dios de mi salvación;
En ti he esperado todo el día.

Acuérdate, oh Jehová, de tus piedades y de tus misericordias,
Que son perpetuas.

De los pecados de mi juventud, y de mis rebeliones, no te acuerdes;
Conforme a tu misericordia acuérdate de mí,
Por tu bondad, oh Jehová.

Bueno y recto es Jehová;
Por tanto, él enseñará a los pecadores el camino.

Encaminará a los humildes por el juicio,
Y enseñará a los mansos su carrera.

Todas las sendas de Jehová son misericordia y verdad,
Para los que guardan su pacto y sus testimonios.

Por amor de tu nombre, oh Jehová,
Perdonarás también mi pecado, que es grande.

¿Quién es el hombre que teme a Jehová?
El le enseñará el camino que ha de escoger.

Gozará él de bienestar,
Y su descendencia heredará la tierra.

La comunión íntima de Jehová es con los que le temen,
Y a ellos hará conocer su pacto.

Mis ojos están siempre hacia Jehová,
Porque él sacará mis pies de la red.

Mírame, y ten misericordia de mí,
Porque estoy solo y afligido.

Las angustias de mi corazón se han aumentado;
Sácame de mis congojas.

Mira mi aflicción y mi trabajo,
Y perdona todos mis pecados.

Mira mis enemigos, cómo se han multiplicado,
Y con odio violento me aborrecen.

Guarda mi alma, y líbrame;
No sea yo avergonzado, porque en ti confié.

Integridad y rectitud me guarden,
Porque en ti he esperado.

Redime, oh Dios, a Israel
De todas sus angustias.


Un toque al corazón...


Muchas veces lo que necesitamos lo tenemos a solo un paso de nosotros... 
No pierdas la oportunidad de conocer y entregarte a Cristo es el mejor amor que puedes tener. 




miércoles, 21 de diciembre de 2016

Dale significado a tu vida, el tiempo se agota...


Efesios 1:12-14

A fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo. En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.

El mundo cada día está mal, pero cada vez más gente se aparta de los caminos del Señor. Y se pierden lamentablemente!!! Pero esto es pura realidad, porque muchos a veces desean mas el mundo, el dinero, los placeres, etc... Pero nada de eso te da la felicidad, al contrario muchas veces te lleva a la perdición, depresión y sufrimiento. Tan sólo si llegaran a los pies del maestro, si tan siquiera dejaran que el Señor llegar a entrar en sus corazones todos sus sufrimientos y problemas terminarían.  Por qué el que se entrega a Cristo nueva criatura es, dice en su palabra; 2 Corintios 5:17, De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. No le cierren las puertas al Señor, el Señor está tocando a tu puerta qué esperas... ¡Abrele! Y comienza entender que el quiere lo mejor para ti. Cuando lo comprendas entenderás el precio de la misma. ¡Un amor inexplicable! Un amor que nunca podrás comparar con ningún otro. Porque el amor de Cristo es único y hermoso. Permítete sentir ese amor en tu vida y no huyas del amor del Señor porque el precio de tu libertad ya ha sido pagada, pero recuerda buscarlo con todo tu corazón.


Juan 3:16
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Jeremías 29:1

Y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.




martes, 20 de diciembre de 2016

Salmo 24


Salmos 24


De Jehová es la tierra y su plenitud;
    El mundo, y los que en él habitan.

Porque él la fundó sobre los mares,
Y la afirmó sobre los ríos.

¿Quién subirá al monte de Jehová?
¿Y quién estará en su lugar santo?

El limpio de manos y puro de corazón;
El que no ha elevado su alma a cosas vanas,
Ni jurado con engaño.

El recibirá bendición de Jehová,
Y justicia del Dios de salvación.

Tal es la generación de los que le buscan,
De los que buscan tu rostro, oh Dios de Jacob. Selah

Alzad, oh puertas, vuestras cabezas,
Y alzaos vosotras, puertas eternas,
Y entrará el Rey de gloria.

¿Quién es este Rey de gloria?
Jehová el fuerte y valiente,
Jehová el poderoso en batalla.

Alzad, oh puertas, vuestras cabezas,
Y alzaos vosotras, puertas eternas,
Y entrará el Rey de gloria.

¿Quién es este Rey de gloria?
Jehová de los ejércitos,
Él es el Rey de la gloria. Selah