Ir al contenido principal

¿Porque te enojas, entristeces con Dios?


Hoy quiero decirte unas cortas palabras... Muchas veces nosotros mismos le pedimos a Dios tantas cosas y muchas veces incluso sin estar en los planes de Dios. Pero recordemos que Dios es un Dios de orden. Dios no piensa de la misma manera que nosotros, Dios no actua como nosotros, Dios no mira las cosas como nosotros, DIOS ve las cosas mas aya... Es por tal razón que cuando muchas veces tu le pides al Señor que te bendiga y no te a contestado es porque no es tu tiempo o porque no te encuentras preparada (o) en ese momento o por la sencilla y única razón ¡NO te conviene! Oh... sientes que has perdido todo. No maldigas, no te enojes, no desprecies a Dios por las pruebas por las que atraviesas. Él sabe por lo que estás atravesando, ahora estarás preguntándote y si lo sabe porque no me ayuda. ¿Por qué lo permite Dios? Porque Él tiene un propósito para nosotros. Sus caminos son más altos que nuestros caminos. Solo hay que tener FE!!! Dios dice en su palabra:

"en el mundo tendréis aflicción" pero también dijo "¡confiad, yo he vencido al mundo!" (Juan 16.33)

Recordemos que también a Jesús le pusieron las mismas trampas que nos pone muchas veces a nosotros quebrarnos, pero a la diferencia de Jesús y nosotros fue que él nunca pecó. Él puede entender que nos resulta difícil obedecer a Dios. Pero buscalo antes que sea demaciado tarde... Solo confia, cree y espera solo Dios sabe lo que mejor te conviene y cuando es el momento.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Salmo 23

Salmos 23
El Señor es mi pastor, nada me faltará. En lugares de verdes pastos me hace descansar; junto a aguas de reposo me conduce. El restaura mi alma; me guía por senderos de justicia por amor de su nombre. Aunque pase por el valle de sombra de muerte,no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento. Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos; has ungido mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del Señor moraré por largos días.

Salmo 35

Salmos 35
Disputa, oh Jehová, con los que contra mí contienden; Pelea contra los que me combaten.
Echa mano al escudo y al pavés, Y levántate en mi ayuda.
Saca la lanza, cierra contra mis perseguidores; Di a mi alma: Yo soy tu salvación.
Sean avergonzados y confundidos los que buscan mi vida; Sean vueltos atrás y avergonzados los que mi mal intentan.
Sean como el tamo delante del viento, Y el ángel de Jehová los acose.
Sea su camino tenebroso y resbaladizo, Y el ángel de Jehová los persiga.
Porque sin causa escondieron para mí su red en un hoyo; Sin causa cavaron hoyo para mi alma.
Véngale el quebrantamiento

Imágenes no juzgar