Ir al contenido principal

El toque del Maestro.


El toque del Maestro.

Un viejo violín, maltrecho y golpeado… ¡No vale la pena!, pensó el subastador. Lo alzó, sin embargo, con una sonrisa, por si acaso surgía algún comprador. ¿Cuánto me dan por él, señores? ¿Quién hará la primera oferta? ¿Diez solamente?… ¡Veinte por aquí! ¿No hay quién pague treinta? Treinta a la una… treinta a las dos… ¡señores, la oferta llega a su fin…! De repente se acercó un hombre mayor y tomó en sus manos arco y violín. Limpió el polvo del viejo instrumento. Tensó las cuerdas y comenzó a tocar una melodía dulcísima, de esas que atrapan y tienen virtud de extasiarnos. Cesó la música y el subastador, alzando el violín, dijo esta vez con voz suave y profunda: ¿Y ahora, señores, cuánto me ofrecen? ¿Quién hará una oferta? ¡Mil!… ¿Quién me ofrece dos? Dos mil… ¡en tres lo liquido! Tres mil a la una… tres mil a las dos… ¡en tres mil queda vendido! Se oyeron aplausos, pero algunos decían: ¿A qué viene esto?, ¿qué le dió tanta valía? El toque del Maestro. Al igual que aquel viejo violín, destemplado por la vida y el pecado, más de un alma golpeada y maltrecha se remata a precio rebajado. Mas el mundo ignorante no entiende cuán alto es el precio de un alma, ni la transformación que en ella se obra cuando el Maestro llega a tocarla. ¡Oh, Maestro!, destemplado estoy. Pon Tu mano sobre mí. ¡Que tu toque haga vibrar mi corazón con una melodía para Ti!





Comentarios

Entradas más populares de este blog

Salmo 23

Salmos 23
El Señor es mi pastor, nada me faltará. En lugares de verdes pastos me hace descansar; junto a aguas de reposo me conduce. El restaura mi alma; me guía por senderos de justicia por amor de su nombre. Aunque pase por el valle de sombra de muerte,no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento. Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos; has ungido mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del Señor moraré por largos días.

Salmo 35

Salmos 35
Disputa, oh Jehová, con los que contra mí contienden; Pelea contra los que me combaten.
Echa mano al escudo y al pavés, Y levántate en mi ayuda.
Saca la lanza, cierra contra mis perseguidores; Di a mi alma: Yo soy tu salvación.
Sean avergonzados y confundidos los que buscan mi vida; Sean vueltos atrás y avergonzados los que mi mal intentan.
Sean como el tamo delante del viento, Y el ángel de Jehová los acose.
Sea su camino tenebroso y resbaladizo, Y el ángel de Jehová los persiga.
Porque sin causa escondieron para mí su red en un hoyo; Sin causa cavaron hoyo para mi alma.
Véngale el quebrantamiento

Imágenes no juzgar