Ir al contenido principal

Salmo 7



Salmos 7


Jehová Dios mío, en ti he confiado;
Sálvame de todos los que me persiguen, y líbrame,

No sea que desgarren mi alma cual león,
Y me destrocen sin que haya quien me libre.

Jehová Dios mío, si yo he hecho esto,
Si hay en mis manos iniquidad;

Si he dado mal pago al que estaba en paz conmigo
(Antes he libertado al que sin causa era mi enemigo),

Persiga el enemigo mi alma, y alcáncela;
Huelle en tierra mi vida,
Y mi honra ponga en el polvo. Selah

Levántate, oh Jehová, en tu ira;
Alzate en contra de la furia de mis angustiadores,
Y despierta en favor mío el juicio que mandaste.

Te rodeará congregación de pueblos,
Y sobre ella vuélvete a sentar en alto.

Jehová juzgará a los pueblos;
Júzgame, oh Jehová, conforme a mi justicia,
Y conforme a mi integridad.

Fenezca ahora la maldad de los inicuos, mas establece tú al justo;
Porque el Dios justo prueba la mente y el corazón.

Mi escudo está en Dios,
Que salva a los rectos de corazón.

Dios es juez justo,
Y Dios está airado contra el impío todos los días.

Si no se arrepiente, él afilará su espada;
Armado tiene ya su arco, y lo ha preparado.

Asimismo ha preparado armas de muerte,
Y ha labrado saetas ardientes.

He aquí, el impío concibió maldad,
Se preña de iniquidad,
Y dio a luz engaño.

Pozo ha cavado, y lo ha ahondado;
Y en el hoyo que hizo caerá.

Su iniquidad volverá sobre su cabeza,
Y su agravio caerá sobre su propia coronilla.

Alabaré a Jehová conforme a su justicia,
Y cantaré al nombre de Jehová el Altísimo.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Salmo 23

Salmos 23
El Señor es mi pastor, nada me faltará. En lugares de verdes pastos me hace descansar; junto a aguas de reposo me conduce. El restaura mi alma; me guía por senderos de justicia por amor de su nombre. Aunque pase por el valle de sombra de muerte,no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento. Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos; has ungido mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del Señor moraré por largos días.

Salmo 35

Salmos 35
Disputa, oh Jehová, con los que contra mí contienden; Pelea contra los que me combaten.
Echa mano al escudo y al pavés, Y levántate en mi ayuda.
Saca la lanza, cierra contra mis perseguidores; Di a mi alma: Yo soy tu salvación.
Sean avergonzados y confundidos los que buscan mi vida; Sean vueltos atrás y avergonzados los que mi mal intentan.
Sean como el tamo delante del viento, Y el ángel de Jehová los acose.
Sea su camino tenebroso y resbaladizo, Y el ángel de Jehová los persiga.
Porque sin causa escondieron para mí su red en un hoyo; Sin causa cavaron hoyo para mi alma.
Véngale el quebrantamiento

Imágenes no juzgar