martes, 13 de marzo de 2018

No importa el tamaño de las olas...


Hola,

Dios te bendiga 

Hay muchas veces que pensamos que el problema que estamos atravesando nos va a hogar, hundir hasta lo más profundo del mar. Hacemos del problema uno más grande... Y nos desanimamos, nos frustramos y dejamos que los problemas nos agobien. Porque aunque no veas nada en el momento NO significa que DIOS no esté actuando. Recuerda Dios es fiel a su palabra, no permitas que el desánimo te ataque y que la mente te traiciones. Porque Dios promete que a su tiempo y en el instante oportuno, el hará lo que tiene que hacer... Dios conoce cada decepción, cada pérdida y cada reto. Lo bueno de todo es que su historia termina en victoria. Cuando sufres una decepción o pérdida no te detengas en esa página. Sigue avanzando!!! Quizás no entiendas todo lo que has vivido o estás viviendo. Pero Cristo nunca dejara que tu barca se hunda, el estará contigo aunque el mar está tratando de hundir tu barca... Aunque el viento esté soplando contra tu barca, NO te rindas, confía y cree. Y recuerda que el viento soplara a tu favor si pones a Dios primero.

Besos y abrazos






No hay comentarios.:

Publicar un comentario