Ir al contenido principal

Que hace feliz a Dios...


La biblia indica que descubramos, lo que agrada al Señor para hacerlo. Noé era uno de los que agradaba al Señor. El amo a Dios por sobre todas las cosas, más que nada en el mundo. Incluso cuando nadie más lo amaba. El cumplió fielmente la voluntad de Dios y disfruto una estrecha relación con Dios. Lo que más desea Dios contigo es tener una relación de amor verdadera con todos nosotros. Cuando confiamos plenamente en él, Dios se alegra... 


Aunque habían cosas que podían haber hecho que Noé  dudara, nunca dudo de Dios. Noé no se quejo ni se excusó. Tenía plena confianza en Dios. Confiar en Dios significa tener fe, en que el sabe lo que es mejor para cada uno de nosotros. Es esperar en él y ver sus promesas, y como Dios hace todo posible, aunque la gente y el mundo diga lo contrario. La biblia dice, que Dios se complace en los que le honran y en los que confían en su constante amor. 

En qué aspecto de tu vida necesitas confiar más en Dios? 


La biblia dice:

Recordemos también que no podemos glorificar ni agradar a Dios cuando escondemos nuestras aptitudes o intentamos ser distintos de lo que no somos. 

Solo puedes agradar a Dios siendo tu mismo...

Dios lo bendiga 
Cristo te ama 
















Inspirado en el libro una vida con proposito


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Salmo 23

Salmos 23
El Señor es mi pastor, nada me faltará. En lugares de verdes pastos me hace descansar; junto a aguas de reposo me conduce. El restaura mi alma; me guía por senderos de justicia por amor de su nombre. Aunque pase por el valle de sombra de muerte,no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento. Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos; has ungido mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del Señor moraré por largos días.

Salmo 35

Salmos 35
Disputa, oh Jehová, con los que contra mí contienden; Pelea contra los que me combaten.
Echa mano al escudo y al pavés, Y levántate en mi ayuda.
Saca la lanza, cierra contra mis perseguidores; Di a mi alma: Yo soy tu salvación.
Sean avergonzados y confundidos los que buscan mi vida; Sean vueltos atrás y avergonzados los que mi mal intentan.
Sean como el tamo delante del viento, Y el ángel de Jehová los acose.
Sea su camino tenebroso y resbaladizo, Y el ángel de Jehová los persiga.
Porque sin causa escondieron para mí su red en un hoyo; Sin causa cavaron hoyo para mi alma.
Véngale el quebrantamiento

Imágenes no juzgar