Ir al contenido principal

Tu Amor por mi...


Nuestros  corazones se regocíjate en ti, Señor porque tú eres nuestro  refugio fuerte en tiempos de aflicción, peligro y  opresión; nuestro refugio a quien continuamente acudo; nuestro padre que provee para nosotros amorosamente; nuestro pastor que me guía y nos protege;  nuestro héroe que defiende mis causa como la de su hijos y defiende nuestro intereses más altos; mi novio  que se deleita en mí; vuestro Dios que es poderoso para salvar, que descansa en su amor por nuestro y se regocija sobre nuestro con cánticos, con gritos de júbilo. Tú eres nuestra herencia, mi  porción en la vida, él que satisface todos los anhelos de mi alma y llena mi alma hambrienta con bondad. 
Te alabo por tu amor y tu sabiduría. Tú eres demasiado sabio para cometer un error, demasiado amoroso para hacer algo cruel. Actúas de mi parte, llevando a cabo lo que tienes que ver nosotros y cumpliendo tu propósito para cada uno de nosotros, a medida que clamo a ti. Gracias por amarnos profunda  y tiernamente. Eres compasivo y misericordioso, lleno de bondad listo para perdonar, pacientemente considerado y más generoso de lo que cada ser humano se pueda imaginar. Deseas nuestro amor y te regocijas en hacer cosas buenas para cada uno. Te deleitas en  concedernos los deseos de nuestros corazones. Cuán precioso es tu amor para mí o Dios canto de gozo mientras me refugio a la sombra de tus salas.





Comentarios

Entradas más populares de este blog

Salmo 23

Salmos 23
El Señor es mi pastor, nada me faltará. En lugares de verdes pastos me hace descansar; junto a aguas de reposo me conduce. El restaura mi alma; me guía por senderos de justicia por amor de su nombre. Aunque pase por el valle de sombra de muerte,no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento. Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos; has ungido mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del Señor moraré por largos días.

Salmo 35

Salmos 35
Disputa, oh Jehová, con los que contra mí contienden; Pelea contra los que me combaten.
Echa mano al escudo y al pavés, Y levántate en mi ayuda.
Saca la lanza, cierra contra mis perseguidores; Di a mi alma: Yo soy tu salvación.
Sean avergonzados y confundidos los que buscan mi vida; Sean vueltos atrás y avergonzados los que mi mal intentan.
Sean como el tamo delante del viento, Y el ángel de Jehová los acose.
Sea su camino tenebroso y resbaladizo, Y el ángel de Jehová los persiga.
Porque sin causa escondieron para mí su red en un hoyo; Sin causa cavaron hoyo para mi alma.
Véngale el quebrantamiento

Imágenes no juzgar