Ir al contenido principal

Fe...


Todos le pedimos a Dios que haga un milagro en cada una de nuestras vidas. Pero que nosotros hacemos para él, es la pregunta. Oh qué hacemos para merecer tan maravilloso y hermoso regalo de parte de Dios, nos lo estamos ganando. Necesitamos ser quebrantados para que el Señor nos muestre su gloria, para así poder llegar a sentirlo. Pero nunca te conformes con poco siempre pide más de ese fuego del espíritu Santo nunca lo dejes de sentir que cada día lo sientas más y más. Deja que  el Señor te muestre todos sus caminos, que te quebrante, que te corrija, que te llene para que no te sientas igual como todos los días. Si ya no puedes más dile;

Señor ya! 
Señor me rindo! 
Aquí estoy! 
Te necesito! 
Ayúdame! 

Recordemos por un momento cuando la mujer del flujo de sangre (mateo 9)  llegó a tocar el manto del maestro esta mujer estuvo sangrando 12 años pero tenía fe, nunca perdió su fe y esperanza de que algún día llegaría a sanar. Pero escuchó que para el pueblo venía Jesús y ella tan sólo pensando que tocando el borde del maestro se sanaría, llegó hacia él para tocarlo.  Y así fue sano que hermoso verdad ella fue librada, sanada y NUNCA su fe y esperanza cayeron. Muchas veces queremos que Dios nos dé pero no vemos lo que pedimos porque,  porque muchas veces tu fe No es tan caliente como debe ser en realidad no hay FE,  media ni tibia está fría o caliente. Recuérdalo!!! 

Hoy te pregunto: ¿Cómo está tu fe? 
Fría o Caliente

Lo que quiero decirte con esto es que no importa por las circunstancias por las que atraviesa. No importa la tormenta que se avecine a tu vida, mantén tu fe puesta en el Señor. Alimenta tu fe, no dejes que tu fe caiga, no dejes que el enemigo te derrote en medio de tus batallas. Cuando el sabe que las batallas las ganan estando de pie en medio de tus pruebas y de rodilla ante el Señor. 




Comentarios

Entradas más populares de este blog

Salmo 23

Salmos 23
El Señor es mi pastor, nada me faltará. En lugares de verdes pastos me hace descansar; junto a aguas de reposo me conduce. El restaura mi alma; me guía por senderos de justicia por amor de su nombre. Aunque pase por el valle de sombra de muerte,no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento. Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos; has ungido mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del Señor moraré por largos días.

Salmo 35

Salmos 35
Disputa, oh Jehová, con los que contra mí contienden; Pelea contra los que me combaten.
Echa mano al escudo y al pavés, Y levántate en mi ayuda.
Saca la lanza, cierra contra mis perseguidores; Di a mi alma: Yo soy tu salvación.
Sean avergonzados y confundidos los que buscan mi vida; Sean vueltos atrás y avergonzados los que mi mal intentan.
Sean como el tamo delante del viento, Y el ángel de Jehová los acose.
Sea su camino tenebroso y resbaladizo, Y el ángel de Jehová los persiga.
Porque sin causa escondieron para mí su red en un hoyo; Sin causa cavaron hoyo para mi alma.
Véngale el quebrantamiento

Imágenes no juzgar