Ir al contenido principal

Salmo 25


Salmos 25

A ti, oh Jehová, levantaré mi alma.


Dios mío, en ti confío;
No sea yo avergonzado,
No se alegren de mí mis enemigos.

Ciertamente ninguno de cuantos esperan en ti será confundido;
Serán avergonzados los que se rebelan sin causa.

Muéstrame, oh Jehová, tus caminos;
Enséñame tus sendas.

Encaminame en tu verdad, y enséñame,
Porque tú eres el Dios de mi salvación;
En ti he esperado todo el día.

Acuérdate, oh Jehová, de tus piedades y de tus misericordias,
Que son perpetuas.

De los pecados de mi juventud, y de mis rebeliones, no te acuerdes;
Conforme a tu misericordia acuérdate de mí,
Por tu bondad, oh Jehová.

Bueno y recto es Jehová;
Por tanto, él enseñará a los pecadores el camino.

Encaminará a los humildes por el juicio,
Y enseñará a los mansos su carrera.

Todas las sendas de Jehová son misericordia y verdad,
Para los que guardan su pacto y sus testimonios.

Por amor de tu nombre, oh Jehová,
Perdonarás también mi pecado, que es grande.

¿Quién es el hombre que teme a Jehová?
El le enseñará el camino que ha de escoger.

Gozará él de bienestar,
Y su descendencia heredará la tierra.

La comunión íntima de Jehová es con los que le temen,
Y a ellos hará conocer su pacto.

Mis ojos están siempre hacia Jehová,
Porque él sacará mis pies de la red.

Mírame, y ten misericordia de mí,
Porque estoy solo y afligido.

Las angustias de mi corazón se han aumentado;
Sácame de mis congojas.

Mira mi aflicción y mi trabajo,
Y perdona todos mis pecados.

Mira mis enemigos, cómo se han multiplicado,
Y con odio violento me aborrecen.

Guarda mi alma, y líbrame;
No sea yo avergonzado, porque en ti confié.

Integridad y rectitud me guarden,
Porque en ti he esperado.

Redime, oh Dios, a Israel
De todas sus angustias.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Salmo 23

Salmos 23
El Señor es mi pastor, nada me faltará. En lugares de verdes pastos me hace descansar; junto a aguas de reposo me conduce. El restaura mi alma; me guía por senderos de justicia por amor de su nombre. Aunque pase por el valle de sombra de muerte,no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento. Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos; has ungido mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del Señor moraré por largos días.

Salmo 35

Salmos 35
Disputa, oh Jehová, con los que contra mí contienden; Pelea contra los que me combaten.
Echa mano al escudo y al pavés, Y levántate en mi ayuda.
Saca la lanza, cierra contra mis perseguidores; Di a mi alma: Yo soy tu salvación.
Sean avergonzados y confundidos los que buscan mi vida; Sean vueltos atrás y avergonzados los que mi mal intentan.
Sean como el tamo delante del viento, Y el ángel de Jehová los acose.
Sea su camino tenebroso y resbaladizo, Y el ángel de Jehová los persiga.
Porque sin causa escondieron para mí su red en un hoyo; Sin causa cavaron hoyo para mi alma.
Véngale el quebrantamiento

Imágenes no juzgar