Que la tormenta NO te impida VOLAR...


Isaías 40:31

pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.

No permitas que las circunstancias, los problemas, la tristeza, la depresión y todo lo que te afecta hoy. Te quite las ganas de volar... Que la situación por la que estás pasando no te desenfoque de lo que en realidad quieres para tu vida y lo que deseas alcanzar. No dejes que nadie te arranque las alas... No importa que la tormenta venga contra ti y te quiera derivar desde lo alto. ¡Tu! Sigue volando... No temas a las tormenta, ella ruge, revuelca todo, sopla fuerte, destruye todo,  pero no permitas que eso te intimide. NO te rindas, NO dejes de volar. Busca alcanzar siempre lo que Dios te a prometido, tu bendición siempre estar ahí esperando por ti. Y solo lograrás alcanzar, llegando al Señor, teniéndole FE y esperanza. Y creyendo en Dios... Que no te quite el enfoque todo aquello que hoy te afecta y te hace dejar la pista de arranque. Las aguilas vuelan muy alto, por que TU no. Intentalo, lucha por salir adelante, pon tu mirada en Dios. Aunque el proceso sea fuerte y doloroso. ¡NO te rindas! Porque aprendí algo en estos días que me puse a meditar en esa palabra. Que el águila pasa 150 días de dolor, es que el águila también pasó por su tormenta y fue doloroso, pero NUNCA se rinde. Porque intenta sobrevivir en medio de todo su dolor. Pero Dios le da nuevas fuerzas a aquel que está atravesando por la tormenta y le da alas nuevas para que no pierda su vuelo. Porque el águila No se rinde hasta alcanzar lo que ella tenia antes y mucho mas. Porque nunca pierde la FE y la ESPERANZA de volver a volar hacia las alturas. Que nunca nadie corte tus alas... Tu eres quien decides lo alto que quieres volar. Pídele al Señor que te de alas para volar hacia él y que el viento de su espíritu te de fuerzas nuevas. 

Que decides tu... Sobrevivir a la tormenta o dejarte morir.

El águila es el ave de mayor longevidad de su especie; llega a vivir 70 años, pero para llegar a esa edad, a los 40 años, deberá tomar una seria y difícil decisión. A las cuatro décadas de vida sus uñas se vuelven apretadas y flexibles, sin conseguir tomar a sus presas con las cuales se alimenta. Su pico largo y puntiagudo se curva apuntando contra su pecho, sus alas envejecen y se tornan pesadas y de plumas gruesas. Volar se le hace ya muy difícil. Entonces el águila tiene solamente dos alternativas: morir o enfrentar su doloso proceso de renovación, que durará 150 días. Ese proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y quedarse ahí, en un nido cercano a un paredón, en donde no tenga la necesidad de volar. Después, al encontrarse en el lugar, el águila comienza a golpear con su pico en la pared hasta conseguir arrancarlo. Luego de hacer esto, esperará el crecimiento de un nuevo pico con el que desprende una a una sus uñas talones. Cuando los nuevos talones comienzan a nacer, comenzara a desplumar sus plumas viejas. Finalmente, después de cinco meses muy duros, sale para el famoso vuelo de renovación que le dará 30 años mas de vida.




Inspirada en el Retiro Diseñada para las Alturas. Pastora Limarie



Comentarios

Entradas populares