Ir al contenido principal

Te atreverías mojar tus pies para lograr ver tu victoria...


La victoria mucho de nosotros queremos obtenerlas, pero pocos quieren arriesgarse a luchar por ella. Muchos de nosotros no, nos atrevemos a meter los pies en el agua. Y queremos que el Señor haga todo por nosotros. Pero Dios nos pone a prueba a ver cuán dispuestos estamos por buscar la victoria que tanto queremos. Las pruebas no solo son en momentos de tormenta, también en momentos de paz. No podemos obtener victoria si no confiamos, arriesgamos, y nos mojamos los pies. Confiemos en el Señor, mete tus pies al agua y arriesgate, el Señor estará a tu lado, pero recuerda que todo tiene que ser al orden de Dios. Porque de seguro te digo que si no estas en orden te ahogaras. Muchos veces en la tormenta Jesús te manda a bajar de la barca para que te atrevas a mojar tus pies. En medio de la tormenta, muchas veces estamos mejor fuera de la barca que dentro de ella. Solo confía y aprende a escuchar cuando el Señor te hable... 
¡Atrévete a mojar tus pies! Y a creer y caminar con el maestro...
Muchos pensamos que si nos arriesgamos perderiamos todo, pero si confias en el Señor en medio de tu tormenta el se encargara de caminar contigo en medio de ella. 
¡NO temas, atrévete a mojar tus pies!
Confía en el Señor... 
Dios te bendiga 
Cristo te ama 


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Salmo 23

Salmos 23
El Señor es mi pastor, nada me faltará. En lugares de verdes pastos me hace descansar; junto a aguas de reposo me conduce. El restaura mi alma; me guía por senderos de justicia por amor de su nombre. Aunque pase por el valle de sombra de muerte,no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento. Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos; has ungido mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del Señor moraré por largos días.

Salmo 35

Salmos 35
Disputa, oh Jehová, con los que contra mí contienden; Pelea contra los que me combaten.
Echa mano al escudo y al pavés, Y levántate en mi ayuda.
Saca la lanza, cierra contra mis perseguidores; Di a mi alma: Yo soy tu salvación.
Sean avergonzados y confundidos los que buscan mi vida; Sean vueltos atrás y avergonzados los que mi mal intentan.
Sean como el tamo delante del viento, Y el ángel de Jehová los acose.
Sea su camino tenebroso y resbaladizo, Y el ángel de Jehová los persiga.
Porque sin causa escondieron para mí su red en un hoyo; Sin causa cavaron hoyo para mi alma.
Véngale el quebrantamiento

Imágenes no juzgar