Ir al contenido principal

Deja de desear lo que NO eres...

1 Juan 2:16-17

 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.

Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

Hay niños que desean ser como sus amigos en todo. Muchas veces por que tienen lo que ellos no tienen. Pero no vayamos tan lejos los adultos también llegan a hacer lo mismo... Hay gente que no es conforme con lo que Dios le ha dado y llegan a quejarse de gran manera. Pero no llegan a entender el propósito que tiene cada uno de ellos. Pero te has puesto a pensar que tienes tu y que tienen las demás personas. NO digo en lo material sino en su corazones, salud, sentimientos que tienen... para que llegues tanto a cambiar tu vida por la de esa persona. Todos somos diferentes y criados de maneras distintas, pero todos tenemos un propósito en esta vida. Porque desear cambiar tu vida por otra a lo mejor llegas a un punto que deseas tanto tener la vida de la otra persona y no te das cuenta por lo que pasa esa persona, pero deseas ser como el o ella. Puede ser que tu, en tu  hogar seas feliz y la otra persona no tiene a nadie y vive triste. Dejemos de obsesionarnos por algo que no somos, si Dios te creo te hizo perfecto como eres. Valore monos y seamos agradecidos con lo poco o mucho que tengamos. Amarte como eres, se realista y valorarte. Cristo te ama como eres y desea sanar tu corazón. Dile a Cristo cuanto lo necesitas y él bendecirá tu vida.
Dios te bendiga 
Cristo te ama

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Salmo 23

Salmos 23
El Señor es mi pastor, nada me faltará. En lugares de verdes pastos me hace descansar; junto a aguas de reposo me conduce. El restaura mi alma; me guía por senderos de justicia por amor de su nombre. Aunque pase por el valle de sombra de muerte,no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento. Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos; has ungido mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del Señor moraré por largos días.

Salmo 35

Salmos 35
Disputa, oh Jehová, con los que contra mí contienden; Pelea contra los que me combaten.
Echa mano al escudo y al pavés, Y levántate en mi ayuda.
Saca la lanza, cierra contra mis perseguidores; Di a mi alma: Yo soy tu salvación.
Sean avergonzados y confundidos los que buscan mi vida; Sean vueltos atrás y avergonzados los que mi mal intentan.
Sean como el tamo delante del viento, Y el ángel de Jehová los acose.
Sea su camino tenebroso y resbaladizo, Y el ángel de Jehová los persiga.
Porque sin causa escondieron para mí su red en un hoyo; Sin causa cavaron hoyo para mi alma.
Véngale el quebrantamiento

Imágenes no juzgar