Ir al contenido principal

No obedecemos, pero también nos callamos...

En este mundo en que vivimos muchos de nosotros callamos las injusticias, abusos, entre mucho mas... Nos quedamos callados porque decimos muchas veces que no es nuestro problema. Pero cuando se trata de la palabra del Señor, ¡Porque te callas! ni si quieras puedes decir, Cristo te ama y ni siguiera intentas decirlo a alguien. Por vergüenza, temor, bochorno, o que hablen de ti. Sabes el que niega a Jesús en la tierra mal le ira cuando este delante de él. Sera negado así como lo has echo alguna vez en tu vida. 


Mateo 10:32-33

A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos.

Nosotros como seres humanos nos gusta que las leyes nos favorezcan y que hagan justicia. Pero de que vale la ley si nosotros mismos como humanos las violamos. Pues mucha gente a dejado de creer en ellas. 
Ahora cambiemos el SWITCH, con Jesús hay reglas a seguir pero las violan... Y si tu como persona aceptaste a Cristo. Pero cada norma que el Señor nos dejo por medio de sus mandamientos y su palabra porque no la obedecemos. Llegamos incluso a hacer caso omiso a cada palabra que el Señor a dado. Pero hay esta el Señor a nuestro lado tratando de que obedezcamos sus mandamientos, pero se les hace tan complicado a los seres humanos obedecerlas y tan fácil violarlas. No dejemos de correr la voz y sigamos hablando de Cristo. No permitas que las leyes te callen y hagamos justicia para llevar la palabra a todo aquel que la necesita. Dejemos de jugar con fuego porque el que juega con fuego se quema, como dicen. Y respetemos cada palabra que Jesús Cristo a dejado. 
No te calles riega la voz... Cristo viene ya, Cristo vive!!! 
Dios te bendiga 
Cristo te ama

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Salmo 35

Salmos 35
Disputa, oh Jehová, con los que contra mí contienden; Pelea contra los que me combaten.
Echa mano al escudo y al pavés, Y levántate en mi ayuda.
Saca la lanza, cierra contra mis perseguidores; Di a mi alma: Yo soy tu salvación.
Sean avergonzados y confundidos los que buscan mi vida; Sean vueltos atrás y avergonzados los que mi mal intentan.
Sean como el tamo delante del viento, Y el ángel de Jehová los acose.
Sea su camino tenebroso y resbaladizo, Y el ángel de Jehová los persiga.
Porque sin causa escondieron para mí su red en un hoyo; Sin causa cavaron hoyo para mi alma.
Véngale el quebrantamiento

Salmo 23

Salmos 23
El Señor es mi pastor, nada me faltará. En lugares de verdes pastos me hace descansar; junto a aguas de reposo me conduce. El restaura mi alma; me guía por senderos de justicia por amor de su nombre. Aunque pase por el valle de sombra de muerte,no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento. Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos; has ungido mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del Señor moraré por largos días.

Imágenes no juzgar