Ir al contenido principal

Dios alivia tu dolor hoy...

No se por lo que estés pasando en estos momentos. Pero de algo se que estoy bien clara es que Dios existe que no hay ninguna tormenta, obstáculos, pruebas, temores que el no tenga el control. Dios tiene la respuesta para cada problema que atraviesas o cualquier enfermedad que estés pasando. No desmayes, no temas solo suelta esa mochila que llevas pesada en tu espalda y entrégala al Señor solo el puede aliviar esa carga que llevas por tanto tiempo en tu espalda. Pídele al Señor que renueve y restaure tu alma para que puedas ver la salida a todos esos problemas que no te dejan ser completamente feliz.
En Salmo 4:1 dice, 

  • Responderme cuando llamo, oh Dios de mi justicia. Estando en angustia, tú me hiciste ensanchar; ten misericordia de mí, y oye mi oración. 
Cuando clamas Dios ve tu corazon el sabe por lo que estas pasando. Muchas veces Dios permite que pasemos por ciertas pruebas para ver cuan grande es nuestro nivel de fe... Sabes algo yo te pregunto en este dia cuan grande es tu fe, le crees a Dios en medio de tu prueba.

NO HAY NADA IMPOSIBLE PARA DIOS
Dios te bendiga 
Cristo te ama 

Comentarios

  1. No importa cuantas preocupaciones tengamos Dios esta siempre en contro. Amen

    ResponderEliminar
  2. Felicidades en tu blog que sea de mucha bendicion y amor te quiero tu principe...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Salmo 23

Salmos 23
El Señor es mi pastor, nada me faltará. En lugares de verdes pastos me hace descansar; junto a aguas de reposo me conduce. El restaura mi alma; me guía por senderos de justicia por amor de su nombre. Aunque pase por el valle de sombra de muerte,no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento. Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos; has ungido mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del Señor moraré por largos días.

Salmo 35

Salmos 35
Disputa, oh Jehová, con los que contra mí contienden; Pelea contra los que me combaten.
Echa mano al escudo y al pavés, Y levántate en mi ayuda.
Saca la lanza, cierra contra mis perseguidores; Di a mi alma: Yo soy tu salvación.
Sean avergonzados y confundidos los que buscan mi vida; Sean vueltos atrás y avergonzados los que mi mal intentan.
Sean como el tamo delante del viento, Y el ángel de Jehová los acose.
Sea su camino tenebroso y resbaladizo, Y el ángel de Jehová los persiga.
Porque sin causa escondieron para mí su red en un hoyo; Sin causa cavaron hoyo para mi alma.
Véngale el quebrantamiento

Imágenes no juzgar