Ir al contenido principal

Si el pasado te llama NO contestes...


Hay gente que llevan en sus espaldas el pasado encadenado a ellos por años sin querer soltarlos. Siempre se dejan llevar por esos momentos tristes, desastrosos en su vida. Llevan todos los días esos momentos en su mente, sin querer darse la oportunidad de dejar el pasado atrás. Tienen años pasando por tristezas, depresiones, odio. Ya es hora de cerrar las puertas que te hacen fallar, que te hacen caer nuevamente al pasado. Todavía a pesar de cual a ya sido tu pasado, sigues de pies, sigues viendo la luz del día, tienes vida. Te recuerdo que Señor si abre puertas pero de bendición y no trae sufrimientos a tu vida. Permite que el Señor entre a tu corazón, te sane, solo el puede lograr sanar tantas heridas. Deja todo atrás, comienza de nuevo nunca es tarde para volver a empezar. Y no esperes que sea tarde para llegar al Señor. No permitas que el enemigo siga recordándote tu pasado. Demuéstrale que tu puedes salir de hay. Permite le al Señor bendecirte y entrar a tu vida. No lo dejes para después porque sera muy tarde... 
Dios te bendiga 
Cristo te ama 

“No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. “(Isaías 43:18).

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Salmo 23

Salmos 23
El Señor es mi pastor, nada me faltará. En lugares de verdes pastos me hace descansar; junto a aguas de reposo me conduce. El restaura mi alma; me guía por senderos de justicia por amor de su nombre. Aunque pase por el valle de sombra de muerte,no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento. Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos; has ungido mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del Señor moraré por largos días.

Salmo 35

Salmos 35
Disputa, oh Jehová, con los que contra mí contienden; Pelea contra los que me combaten.
Echa mano al escudo y al pavés, Y levántate en mi ayuda.
Saca la lanza, cierra contra mis perseguidores; Di a mi alma: Yo soy tu salvación.
Sean avergonzados y confundidos los que buscan mi vida; Sean vueltos atrás y avergonzados los que mi mal intentan.
Sean como el tamo delante del viento, Y el ángel de Jehová los acose.
Sea su camino tenebroso y resbaladizo, Y el ángel de Jehová los persiga.
Porque sin causa escondieron para mí su red en un hoyo; Sin causa cavaron hoyo para mi alma.
Véngale el quebrantamiento

Imágenes no juzgar